LOS RIESGOS DE LA DESOBEDIENCIA Y LOS BENEFICIOS INCALCULABLES DE LA OBEDIENCIA.

Ifá-Orisa: La honestidad.

Los riesgos de la desobediencia y los beneficios incalculables de la obediencia.

Sagrado Odu-Ifá Okanran-Owonrin:

“Si haces el bien o no, es para tu proprio beneficio (este fue el nombre del awo) quien consultó a Ifá para Eke (el mentiroso), hijo de Alara.”

“Si haces el bien o no, es para tu proprio beneficio (este fue el nombre del awo) que consultó a Ifá para Ika (el inicuo), hijo de Ajaro.”

“La verdad interior (la honestidad y la veracidad) confiere más satisfacción que la mentira (este fue el nombre del awo) que consultó a Ifá para Ifárinu (Ifá ve y conoce tu corazón), hijo de Òrúnmìlà”.

“Solamente Ifárinu obedeció los mandamientos de Ifá. Ifá conoce la cualidad de tu corazón. La Madre Tierra conoce quiénes son los inicuos (mentirosos, deshonestos y falseantes). Olodumare conoce a aquellos que son verdaderamente buenos y que practican el bien.”

El relato de Ifá:

Los tres amigos, Eke (el mentiroso) hijo de Alara, Ika (el inicuo) hijo de Ajero, e Ifárinu (Ifá conoce la cualidad de tu corazón) hijo de Òrúnmìlà, visitaron a los babalawo previamente mencionados para consultar a Ifá.

La meta de estos tres jóvenes en consultar a Ifá era para inquirir acerca de sus planes para viajar a otro pueblo para desempeñar sus actividades religiosas y sus responsabilidades espirituales, porque Eke, Ika e Ifárinu eran babalawo y querían saber si tendrían éxito. Ellos eran babalawo cualificados para desempeñar los misterios de Ifá, pero querían consultar a Ifá por medio de otros babalawo más experimentados para saber si tendrían éxito, y para saber que es lo que tenían que hacer para asegurar el éxito.

Los babalawo mayores, venerables y de buena reputación le comunicaron a los tres jóvenes el mensaje de Ifá. Ifá les dijo lo siguiente:

“Hagan el bien. Practiquen solo lo que es bueno. Sean honestos; eviten la ambición desordenada de acumular dinero rápidamente. Sean obedientes; no hablen lo que no sepan, no sean traicioneros y no traicionen la confianza que otros descansan sobre ustedes. Y ofrézcan el ebo.”

Los primeros dos babalawo jóvenes Eke y Ika razonaron que era suficiente obedecer las palabras de consejo y que no había necesidad de ofrecer el ebo.

Solo Ifárinu cumplió con TODO lo que Ifá instruyó. Ifárinu practicó las palabras y consejos de Ifá y también ofreció el ebo.

Bueno, después que los tres jóvenes babalawo recibieron el mensaje de Ifá partieron hacia su viaje al pueblo adonde se dirigían para establecerse como babalawo competentes y como doctores de la medicina tradicional.

Cuando llegaron los tres jóvenes babalawo a su destinación decidieron visitar a los mayores o ancianos del pueblo, para recibir de ellos guianza y consejo. Los tres jóvenes habían previamente obtenido información que indicaba que para poder sobrevivir en este nuevo pueblo con éxito era esencial contar con la bendición, apoyo y participación de los ancianos y mayores de este pueblo.

Resulta que los tres poderosos mayores o ancianos de este pueblo no eran nadie más que Esu, Ogun y Obatala! Cuando ellos se reunieron con los ancianos Esu, Ogun y Obatala, los tres jóvenes babalawo les contaron cuál era su misión e intenciones. Los tres jóvenes explicaron que querían establecerse en este pueblo como babalawo y practicantes de la medicina tradicional. Los tres jóvenes también querían obtener promesa y garantía de los ancianos que ellos los protegerían en el evento de que el pueblo fuera atacado por enemigos.

Los ancianos o líderes del pueblo, Esu, Ogun y Obatala le dijeron a los jóvenes babalawo que ellos no tenían de que temer o preocuparse, tan solo que fueran honestos, íntegros y veraz EN TODO MOMENTO.

Ya vemos que la única condición que le impusieron Esu, Ogun y Obatala a los tres jóvenes babalawo para poder darle su promesa y garantía de completa y asegurada protección era, que EN TODO MOMENTO ellos fueran honestos, íntegros y veraz. Si los tres jóvenes practicaban la honestidad, la veracidad y la integridad en todo tiempo y en todo momento, tendrían la seguridad de que prosperarían como babalawo, tendrían éxito en todo, y disfrutarían de la perfecta protección y apoyo de Esu, Ogun y Obatala, en el evento de que se levantara una guerra en su contra.

Ogun dijo que el que se comprometiera con el atravez de practicar la honestidad, integridad y veracidad en todo momento, que el los salvaría en momentos de guerra o invasión.

Esu dijo que el que se comprometiera con el atravez de practicar la honestidad, integridad y veracidad en todo momento, que el les proporcionaría una ‘medicina (preparación) espiritual’ que los resguardaría y protegería de todo daño y peligro, en el evento de una guerra o invasión.

Obatala dijo y recalcó, que el que se comprometiera con el atravez de practicar la honestidad, la integridad y la veracidad, que el infaliblemente sería su escudo y que los protegerá, y que seguramente les daria refugio seguro en el. Obatala mismo sería su escudo y protección!

Después de recibir estas palabras, promesas y garantías alientadoras y aseguradas de los tres lideres, mayores y ancianos del pueblo Ogun, Esu y Obatala, los tres jóvenes babalawo se fueron en sus direcciones respectivas para buscar acomodación. Podían haberse quedado JUNTOS como sugirió Ifárinu, pero los otros dos jóvenes Eke y Ika querían establecerse en diferentes localidades del pueblo porque querían trabajar SOLOS y independientes de los otros. Cada cual se estableció en su proprio lugar para comenzar con sus labores espirituales, medicinales y de aconsejaría.

Un día Esu visitó a Eke (el mentiroso), el hijo de Alara. Esu quería que Eke le preparará un medicina especial de Ifá. Esu le dio la receta para la medicina a Eke. La preparación medicinal consistía de hojas de la planta Segunsete y pimienta de Atare que se tenían que cocinar con 10,000 cauries (caracoles pequeños que eran utilizados como dinero. 10,000 cauries o 10,000 caracoles pequeños eran una buena suma de dinero en esos tiempos). Al cocinarse estos ingredientes en un caldero de hierro las hojas de Segunsete, la pimienta de Atare y los 10,000 cauries se convertirían en una ceniza negra que resultaban en una preparación poderosa medicinal de Ifá.

En el momento de Esu visitar a Eke, Esu no tenia todos los ingredientes para hacer la medicina. Esu le entregó a Eke los 10,000 cauries que se tenían que usar en la preparación medicinal. También Esu le entregó dinero (cauries o caracoles) adicionales para que Eke pudiera conseguir y comprar las hojas de Segunsete y la pimienta Atare. Después que Esu le entregó todo lo que Eke necesitaría para preparar la potente medicina, se fue.

Después que Esu se fue, Eke pensó y dijo dentro de sí mismo:

“Este anciano (Esu) tiene que estar loco! Como puede esperar el anciano Esu que yo ponga toda esta gran cantidad de dinero (cauries) en una olla de hierro para quemarlo y reducirlos a ceniza! De seguro piensa Esu que yo soy tonto!”

De esta manera estaba razonando Eke. Es más, Eke se fue más allá en sus pensamientos corruptos y pensó:

“Cualquier cosa que se ponga en una olla de hierro y se queme se volverá en ceniza negra. Como va saber Esu si yo mezcle, cocine y queme los 10,000 cauries, las hojas de Segunsete y la pimienta de Atare?! Yo vine para este pueblo para hacer dinero y no para ser un tonto!”

Eke pensó que no había ninguna manera o
posibilidad que el anciano Esu pudiera saber si el había quemado y hecho ceniza o no, a los 10,000 cauries (gran suma de dinero) que Esu le entregó según las instrucciones. Eke decidió quedarse con todo los cauries que Esu le entregó y no hizo la preparación según la instrucciones de Esu!

Eke se fue al campo y corto y recogió hierbas que Esu no le dijo que cortara. Eke puso estas hiebas en la olla de hierro y las cocino hasta que se hicieron ceniza. Eke no utilizo los 10,000 cauries y tampoco compro las hojas de Segunsete y la pimienta de Atare! Se robó todo el dinero que Esu le entregó y preparó una medicina falsa.

Al tiempo Esu regresó a la casa de Eke para preguntarle si Eke había preparado la medicina según las instrucciones que el le habia dado. Eke mintió y dijo que si. “Muy bien le dijo Esu. Esu le dijo a Eke que guardara la preparación medicinal hasta que Esu la necesitara, y que volvería por ella más luego cuando fuera necesario.” Entonces Esu se fue.

Al día siguiente Esu visitó a Ika (el inicuo) hijo de Ajero y le dio la misma tarea que le dio a Eke. También le entregó 10,000 cauries y dinero adicional para que Ika pudiera comprar y conseguir las hojas de Segunsete y la pimienta de Atare! Al igual que Eke le dio las mismas instrucciones de como preparar la medicina. Ika también se robó y se quedó con todo el dinero que Esu le entregó y también preparó una medicina falsa. Esu volvió a la casa de Ika y le preguntó si había preparado la medicina según sus instrucciones. Ika mintió y le dijo que si al venerable anciano Esu. “Muy bien le dijo Esu, guárdame la medicina hasta que yo vuelva a buscarla cuando la necesite.” Entonces Esu se fue.

Te fijas como las personas inicuas, sin escrúpulos, sin vergüenza y mentirosas piensan y hacen los mismo!!

Al día siguiente Esu visitó a Ifárinu (Ifá conoce la cualidad de tu corazón), hijo de Òrúnmìlà bara Agboniregun. Esu también le dio las misma tarea y también le hizo la misma entrega de cauries.

Después de Esu irse de la casa de Ifárinu, al poco tiempo llegaron Eke y Ika tocando a su puerta. Ifárinu abrió la puerta y con gran alegría los invito a entrar, ya que hacia mucho tiempo que no se veían el uno al otro. Eke y Ika le dijeron a Ifárinu que Esu también los había visitado. Eke y Ika le dijeron a Ifárinu que no fuera un tonto y que se quedara con todo el dinero de Esu! Eke y Ika le dijeron a Ifárinu lo que ellos habían hecho, porque ellos equivocadamente pensaban que Ifárinu también iba a hacer los mismo. Ellos pensaban que Ifárinu no tenia valores como ellos. Que equivocados estaban Eke e Ika!

Ifárinu se sorprendió de las palabras de ellos, y como ellos le aconsejaban que se quedara con los cauries y que preparara un medicina falsa y ineficaz.

Eke y Ika insistían que ellos llegaron a este pueblo para hacer dinero y no importaba si hacían dinero atravez de la mentira, robo y engaño!!!

Ifárinu reflejo dentro de sí y pensó:

“Será possible que Eke y Ika tan pronto se hallan olvidado de lo que Ifá les dijo al comienzo de su viaje? Como es possible que ellos se hallan olvidado también de lo que los tres ancianos Ogun, Esu y Obatala le habían dicho? Como pudieron Eke y Ika ignorar las promesas y garantías que los ancianos en buena-fe le dieron?”

Ifárinu con mucho amor, paciencia y temor por lo que les podría suceder, los aconsejo que reconsideraran su decisión y que se corrigieran, ya que todavía tenían tiempo para preparar la medicina correcta según las instrucciones de Esu.

No me van a creer lo seguido, pero Eke y Ika descargaron su enojo sobre Ifárinu útilizando todas las palabras ofensivas y derogativas que tenían a su alcance y entonces se fueron para sus casas!

Bueno Ifárinu se fue al monte sagrado y corto el ewe -la hierba sagrada- Segunsete. Tomó entonces las hojas de Segunsete y las puso en la olla de hierro, le agregó la pimienta de Atare y los 10,000 cauries (gran suma de dinero) y los puso bajo fuego hasta que todo se consumió en la olla produciendo la ceniza negra que era la medicina original que mandó a preparar Esu. Al día siguiente llegó Esu a la casa de Ifárinu y le preguntó si había preparado la medicina especial según sus instrucciones. Ifárinu le contestó con mucho gusto, gozo, honra y satisfacción, que si, que lo había preparado según sus instrucciones. “Muy bien le contestó Esu. Guárdamelo hasta el día que yo te lo pida”. Entonces Esu se fue.

Resulta que al pasar varios años los enemigos territoriales del pueblo adonde Eke, Ika y Ifárinu moraban atacaron al pueblo. Todos andaban corrigiendo de aquí y para alla frenéticamente buscando como salvar sus vidas de los enemigos que habían invadido al pueblo! Eke, Ika y Ifárinu también estaban pensando cómo salvarían sus vidas! De repente Eke, Ika y Ifárinu se accordaron de las garantías y promesas que los lideres, mayores y ancianos del pueblo Ogun, Esu y Obatala les habían dado. Se acordaron de la promesa y garantía: de que en momentos de guerra o invasión serían protegidos sin sufrir daños algunos!

Los tres jóvenes corrieron a la casa conciliar adonde estaban Ogun, Esu y Obatala. Cuando vieron a los ancianos se inclinaron en reverencia y le reclamaron a los ancianos diciendo: “Protégenos y sálvanos de esta guerra!”.

Esu miro a Obatala, entonces miro a Ogun y luego tomó la palabra y les contestó a los tres jóvenes babalawo, “Ustedes ya tienen el resguardo infallible que los protegerá de todo mal, peligro y pérdida. Esa protección perfecta es la medicina especial que yo les mande que prepararan. Váyanse cada cual a su hogar, mezcle la ceniza con agua y tómensela y serán salvados de todo mal. Cuando ustedes hagan esto, volverán después para darnos las gracias.”

Los tres jóvenes aprisa se volvieron para sus hogares. Pero Eke e Ika estaban, con buena razón, asustados y grandemente preocupados porque sabían que la medicina que tenían guardada en su hogar no era la que mandó preparar Esu. Presentían que sus días estaban contados! Aun así Eke e Ika se tomaron la preparación en esperanza de que tal vez serían salvo. Aunque Eke y Ika se tomaron la medicina falsa que ellos habían preparado con esperanza de salvación, los dos murieron, severamente heridos en esa guerra! Ifárinu se tomó la preparación auténtica que mandó a preparar Esu, (la medicina que representaba la veracidad, la integridad y honestidad) y sobrevivió Ifárinu la guerra, sin sufrir ningunos daños y pérdidas!! Cuando Ifárinu se tomó la medicina mezclada con agua, el poder, la virtud, la promesa y garantía de Ogun, Esu y Obatala se manifestó en su vida y fue salvo de daños, pérdidas y la misma muerte! Que grandes son los Irunmole-Orisa y que profundos sus pensamientos y maneras!

Ifárinu le dio gloria a Ifá por salvarlo atravez de su buena instrucción, a la cual se aferró Ifárinu. También fue a visitar a los tres ancianos para darles las gracias y expresar genuina gratitud por salvarlo. Ifárinu después siguió prosperando como babalawo, como médico tradicional, como un verdadero hijo de Òrúnmìlà y como un verdadero ser humano, veraz y noble.

Comentario:

El fundamento de nuestra religión Ifá es la verdad. Fue la verdad y la adherencia de Òrúnmìlà a la verdad lo que cualificó a Òrúnmìlà para destacarse sobre todos. Es con el poder de la verdad, que Olodumare crea, guia, guarda, gobierna y sostiene todas la cosas que existen.

No es possible que usted sea un buen ser humano, sacerdote, sacerdotisa, padre, madre, devoto, devota, amigo, amiga o bien ciudadano, o ciudadana sin imbuir la verdad, la honestidad y la integridad como el fundamento y ancla de su vida.

Poder divino, autoridad, gracia y virtud (asé) es inseparable de la veracidad, la honestidad y la integridad. La veracidad o la verdad es el vehículo divino que recibe, transporta y dispensa el asé de Ifá-Olodumare y los Irunmole-Orisa.

Esta sagrada instrucción de Baba Okanran Owonrin nos enseña muchas cosas. Debemos frecuentemente reflejar y meditar sobre el. Eke y Ika perecieron porque no obedecieron (no practicaron) las instrucciones y principios morales-espirituales de Ifá y tampoco ofrecieron el ebo. Veracidad y ebo son indispensables y inseparables. Los dos tienen la misma importancia. El uno no funciona bien sin el otro!

Eke y Ika se dejaron consumir por el amor al dinero, el orgullo y a la fama superficial y no merecida. También se entregaron a una vida supuestamente ‘fácil’ que no se sujetaba a la moral, principios divinos y exigencias espirituales de Ifá! Como terminaron Eke y Ika?! Ellos olvidaron que una recta y noble vida, y una impecable reputación es de mayor bendición y provecho que la acumulación desenfrenada de dinero! Acuérdate que Eke y Ika se les dio tiempo adecuado para corregirse y cambiar. El castigo no llegó de la noche a la mañana, pero indudablemente llegó, y llegara a las vidas de todos aquellos que abusan y hacen mal uso de la autoridad que Òrúnmìlà (y los Irunmole-Orisa) le ha confiado.

Ifá fue muy paciente con Eke y Ika pero después de varios años (2-3 años) ya era tiempo para Ifá ajustar cuentas con ellos. Eke y Ika no solamente estaban haciendose daños a ellos mismos, sino que también le estaban haciendo males y daños deliberados a otros. Imagínense, como si mentir y robar no fueran malos en si mismo, Eke y Ika intentaron lo imposible, trataron de engañar, mentir, robar y manipular a un Irunmole-Orisa!!! Que locura!! A quien se le occure a intentar robarle y mentirle; y intentar de manipular a Esu-Elegbara!!!?? Sabía usted que hay personas, no cuerdas, que se atreven y tratan de engañar, manipular, robarle y mentirle a los Irunmole-Orisa como si los Irunmole-Orisa fueran seres humanos?!

Eke e Ika no recibían, ni aceptaban consejo ni aviso de nadie! Se quedaron rebelde, orgullosos, tercos, arrogantes y recalcitrantes hasta el final!! Por eso hay un dicho que dice: “Chivo que rompe tambor pagará con su propria piel!” Aboru Aboye!!!

El poder de la verdad es el poder misterioso e invisible que guia, protege y sostiene la creación. La verdad es la fuente, y es el centro de nuestra vida. El que va en contra de la veracidad, la honestidad y la integridad está cometiendo un suicidio moral-espiritual y hasta físico, porque el que se separa de la verdad se está desconectando paulatinamente de la fuente de su vida, su salud, su inteligencia, su paz y su felicidad.

Cuando Eke e Ika abandonaron a la verdad práctica de Ifá y empujaron a la verdad afuera de sus corazones, estaban cometiendo suicidio moral-espiritual y hasta físico. Lo espiritual es la raíz de lo físico. Primero lo espiritual y entonces lo material. El mundo espiritual es el mundo de las causas. El mundo material es el mundo de los efectos. Si la raíz del árbol está enfermiza todo el árbol morirá. Si la raíz de árbol está saludable todo el árbol vivirá.

De la veracidad, la honestidad y la integridad proceden el poder divino (asé), inteligencia, salud, paz y valor (el significado) de la vida. La veracidad, la honestidad y la integridad es lo que nos capacita para recibir el asé de Ifá y de los Irunmole-Orisa.

Debemos asegurarnos siempre vivir en conformidad con las nobles y accesibles instrucciones de Ifá, de nuestros Irunmole-Orisa y de nuestros mayores de buena y noble reputación.

Seamos como Ifárinu, que vivío según la palabras de Ifá, independientemente de lo que otros decidieron hacer o no hacer. Eke e Ika decidieron no seguir el bien camino. Ifárinu no se dejó persuadir por ellos. No se dejó convencer por los malos razonamientos de Eke e Ika. Ifárinu no permitió que ningún corojo manchara sus vestimentas blancas espirituales! El mantuvo sus principios y integridad. Ifárinu descubrió que cuando uno apoya a la verdad, la verdad te apoyará a ti!!

Ifárinu no tenia un moralidad-espiritualidad que cambiaba según sus circunstancias y localidad. Ifárinu no cambiaba sus principios, maneras y ética por nadie. Ifárinu no era como el camaleón que siempre está cambiando sus colores para combinar con su ámbito. Si! Hay seres humanos camaleones! Hay personas que se ejercitan en lo “bueno” si ven que la mayoría de las personas a su alrededor son de principios. Al menos lo hacen para aparentar! Pero tan pronto cambie y baje el ámbito moral y espiritual ellos rápidamente y con mucho gusto ya están listo para ensuciarse las manos con la mentira, el engaño, la manipulación, la arrogancia y la deslealtad! Estas son personas sin fundamento. Son barcos en alta mar sin timón, sin destinación o propósito! Las olas y ondas del orgullo, comercialismo y la superficialidad los empujan y los jalan de aquí y para allá!! Los vientos de la ignorancia, falta de identidad espiritual y los vientos de granjearse el agrado de las gentes los domina, pero no buscan el apoyo y agrado de Ifá y los Irunmole-Orisa, y por lo tanto estos vientos desafortunados los soplan de aquí y para allá, viviendo ellos así en confusión, sin dirección, sin claridad y sin propósito.

Cuando cualquier ser humano practica lo que es contrario a la rectitud, la honestidad, la benevolencia y la compasión, puede estar más que seguro, que repercusiones negativas e indeseables los alcanzarán según la operación de las leyes divinas. Estas leyes divinas existen afuera de nosotros y adentro de nosotros. Este es el principio o la ley de la causalidad, o la ley de la causa y el efecto.

Esta ley se aplica a todo ser humano. Pero más allá de esta ley fundamental de la naturaleza, hay otras leyes y principios espirituales que dirigen y gobiernan las vidas del babalawo, de la iyanifa, del babalorisa y la iyalorisa.

Un babalawo, una iyanifa, un babalorisa y una babalorisa es o debe ser un representante de Olodumare y los Irunmole-Orisa. El babalawo, la iyanifa, el babalorisa y la iyalorisa que se vale de sus conocimientos y su autoridad delegada para intentar manipular, intimidar, controlar y obligar a las personas están exponiéndose a la disciplina, corrección y castigo del los Irunmole-Orisa, por encima y en adicional de lo que recibirán de parte del principio universal de la causalidad! Acuérdate siempre de Eke y Ika!

El babalawo, la iyanifa, el babalorisa y la iyalorisa tienen que ser y deben ser personas de buen corazón, honestidad, sencillez y buena voluntad; y sobre todo personas de plena integridad. Acuérdate siempre que Ifá y los Irunmole-Orisa nunca pedirán de ti más allá de lo que usted verdaderamente puede hacer. Obedecer a Ifá y a los Irunmole-Orisa no es una actividad ardua! Al contrario obedecer a Ifá y a los Irunmole-Orisa es algo dulce, placentero, simple y siempre está adentro de nuestra capacidad personal para hacerlo.

Seamos genuinos, honestos, claros y franco; y seamos justos, imparciales y equitativos con todos. Aspire ser como Ifárinu. Acuérdate que Ifá ve con perfecta claridad lo que está en ti, y Ifá sabe quien somos en verdad y como somos. Seamos como Ifárinu. Lo que nosotros hacemos si importa! Importa lo que hacemos, como lo hacemos y con que espíritu (actitud y disposición) lo hacemos.

Olodumare ve todo los que hacemos y también pesa los corazones. Olodumare imparcialmente, equitativamente y de una manera desapasionado nos compensará por lo que hacemos: sea bueno o sea malo. No te olvides nunca de Eke e Ika. Ellos corrieron y corrieron pero su mal proceder los alcanzó! No te olvides nunca de Ifárinu. Su buen proceder, su integridad, su humildad, su veracidad y su honestidad lo alcanzó, lo bendijo, lo próspero y lo salvo!

En todo lugar adonde asentamos nuestros pies, la divina madre -Onile Ogboduora- protectora y guía de la tierra ve y conoce quiénes somos, nuestros motivos y lo que estamos haciendo. Ella nos bendecirá si perseveramos en el bien. Pero también ella nos corregirá, aún severamente si es necesario, si perseveramos en la mentira, el engaño y la deshonestidad.

Seamos verdaderos hijos e hijas de Òrúnmìlà. Seamos verdaderos hijos e hijas de los Irunmole-Orisa. Y sobre todos seamos verdaderos hijos e hijas de Olodumare. Si practicamos esta enseñanza de Okanran Owonrin podríamos revolucionar nuestras vidas, nuestra comunidad y nuestro mundo. Esta revelación de Okanran Owonrin es la ‘medicina’ que necesitamos. Si nos tomamos esta ‘preparación’ divina ella nos dará vida, salud, protección, salvación, felicidad y bienestar. Para que hablar más de otras cosas de Ifá si primeramente no estamos todavía firmementes establecidos el la verdad central y fundamental de Ifá? Esta verdad de Okanran Owonrin es la raíz, fundamento y fuente de poder y eficacia en todo lo que tiene que ver con Ifá. No es suficiente leer o escuchar esta enseñanza una y otra vez. Tenemos que comprometernos con ella, internalizarla y vivirla. Si no hacemos esto, y no queremos hacer esto, no hablemos más entonces de Ifá, de Òrúnmìlà o de los Orisa-Irunmole. Ifá es para practicarlo, vivirlo y demostrarlo.

Fuera de la práctica, Ifá no puede vivir en nuestros corazones y mente. Fuera de la práctica no hay posibilidad alguna de tener y manifestar el poder, gracia y sabiduría de Ifá. Esta verdad de Ifá es el corazón, raíz, fundamento, ancla, secreto primordial y el todo de la vida de un devoto de Ifá. Ifá, y su poder y sabiduría, vive, mora y reside en esta verdad. Ningún ebo, ninguna obra espiritual, y ninguna petición a Ifá será eficaz y fructífera si no nos iniciamos en la práctica consagrada, sería y continua de Okanran Owonrin.

Así como Ifá atestiguó de las promesas de Eke, Ika e Ifarinu, Ifá también atestigua de tus promesas. Así como Ifá atestiguó que Eke, Ika e Ifárinu recibieron su instrucción, en este día Ifá también atestigua que usted ha recibido su instrucción personal. Las mismas instrucciones que Elegbara, Ogun y Obatala le entregaron a Eke, Ika e Ifárinu en este día también Elegbara, Ogun y Obatala te entregan las mismas instrucciones. Así como Elegbara, Ogun y Obatala atestiguaron las promesas de Eke, Ika e Ifárinu, en este día Elegbara, Ogun y Obatala también atestiguan tus promesas, tu actitud y tus actos.

Si persigues el sendero Eke e Ika puedes estar en la completa seguridad que lo que le occurio a ellos también te alcanzará. Si persigues el sendero de Ifárinu puedes estar en la completa seguridad de que la gran salvación, bendición y beneficio que el recibió usted también la recibirá y te alcanzará. Esu juntamente con Obatala y Ogun hoy te invitan y te dicen que te tomes esta ‘preparación espiritual’ legítima de Okanran Owonrin.

Iba Olodumare. (Te alabamos, te reverenciamos y te ofrecemos homenaje Olodumare por medio de nuestras actitudes, proceder y comportamiento).

Que Ifá-Olodumare y Baba Okanran Owonrin los bendigan, guarden y defiendan, hoy y siempre! Àse.

~ Awo Òrúnmìlà Mark Casillas

Posted in Learning (Idanileko) and tagged , , .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *